RYKE GEERD HAMER

Dr. Ryke Geerd Hamer

El Dr. Ryke Geerd Hamer nació en Frisia (Alemania) en 1935, en el seno de una familia de pastores protestantes.

 

A los 18 años, tras finalizar el bachillerato, inicia estudios de medicina y de teología en la Universidad de Tübingen, donde conoce a una estudiante de medicina que acabará por convertirse en su esposa, Sigrid Oldenburg.

 

Con 20 años aprueba el examen preliminar de medicina y un año después contrae matrimonio en Erlangen, donde aprueba su licenciatura en teología.

 

En 1959, con 24 años Ryke Geerd Hamer aprueba el examen estatal de medicina de Marbourg.

 

Paralelamente a sus estudios de medicina estudió doce semestres de la carrera de física, si bien no llegó a efectuar el examen, y es licenciado en Ciencias Médicas, en las especialidades de Psiquiatría y Pediatría.

 

En 1961 obtiene el grado de Doctor en Medicina, trabajando durante varios años en clínicas universitarias de Tübingen y de Heidelberg, donde ejerce también la docencia.

 

En 1972 el Dr. Hamer se especializa en medicina interna, y ejerce también en compañía de su esposa, la Dra. Sigrid Hamer, realizando investigaciones sobre la «angiometría de los tumores cerebrales».

 

Ha obtenido el diploma de especialista en enfermedades internas del Hospital Universitario Alemán, y también el diploma de radiólogo.

 

Tiene además, desde siempre, un hobby singular: patentar inventos. Por ejemplo, dentro del marco de la cirugía plástica, el escalpelo eléctrico Hamer, que permite operar de forma atraumática, cortando casi 20 veces más finamente que un bisturí, y una sierra especial para las intervenciones ósea.

 

Tiene además patentados una couchette para masaje que se adapta automáticamente al contorno del cuerpo y un aparato que permite el diagnóstico serológico transcutáneo.

 

Sus estudios e investigaciones le llevaron a formular lo que él ha denominado la Ley de Hierro del Cáncer, piedra angular alrededor de la cual se articula toda la Nueva Medicina.

 

El Dr. Hamer recibió durante largos años el respeto y la admiración de sus colegas, y la estima de sus numerosos pacientes.

 

Su carrera profesional e investigaciones -clásicas y ortodoxas-, reforzaban día a día su posición de reputado especialista.

-

http:/free-news.org/index03.htm

Scientific Chart of Germanic New

 

Medicine

 

Nueva edición de la

 

Tabla Científica de la Nueva Medicina

 

Germánica
en inglés (Libro + carpeta con poster):

Índice de materias:

 

- La Nueva Medicina Germánica en hospitales sionistas.

- La Nueva Medicina ha sido verificada y utilizada desde hace casi 20 años en hospitales sionistas.

- Introducción a la Nueva Medicina Germánica.

- Textos explicativos de los fundamentos de la Nueva Medicina y sus leyes biológicas.

- Debate sobre la Nueva Medicina Germánica.

- Persecución contra la Nueva Medicina Germánica.

- Narración de las persecuciones sufridas por el doctor Hamer y los terapeutas que practican la Nueva     Medicina, a lo largo de su historia.

- Reivindicación de su rigor, de su prueba pública y de la libertad de terapias.

- Artículos periodísticos. / Direcciones y contactos.

-

http:/free-news.org/index03.htm

Las cinco leyes biológicas

La primera ley biológica de la Nueva Medicina,

La Ley de Hierro del Cáncer

 

La segunda ley biológica,

Todo SBS sigue una evolución bifásica

cuando el conflicto ha sido resuelto

 

La tercer ley biológica,

El sistema ontogenético

 de las «enfermedades».

 

La cuarta ley biológica,

El sistema ontogenético

 de los microbios

 

La quinta ley biológica.,

La Quintaesencia

 

(FRAGMENTO – FINAL)

Esta quinta ley biológica o Quintaesencia constituye el alma de la Nueva Medicina. Algunos la llaman Medicina sagrada.

 

Es la verdad que la Nueva Medicina se encuentra de alguna manera sacralizada por esta quinta ley que viene completando y concretando la quintaesencia. Piensen en las gigantescas perspectivas que se presentan.

 

Por un lado, la medicina sagrada es infinitamente científica, fundada en 5 leyes biológicas.

 

Por otro lado, nos vuelve hacia la medicina antigua de los sacerdotes de Asclepios, que en aquella época era muy humana...

 

Por una parte, ya no existen enfermedades en el sentido en el que se entendía antes, ya que todos los síntomas que se pueden constatar se explican fácilmente y se pueden controlar sin dificultad en la mayoría de los casos.

 

Por otra parte, vivimos en un mundo que no tiene realmente nada de biológico. ¡La medicina sagrada no significa que estamos en el paraíso, alejados de todo sufrimiento y de la muerte, en ningún caso!.

 

Mas aquella medicina intelectual que pretende ser científica, desprovísta de alma, apagada y sin compasión, la puede dejar el que comprendió y respeta las leyes y las reglas de la Nueva Medicina.

 

La medicina ahora se ha vuelto cósmica, ya que aplica las mismas leyes a los seres humanos, a los animales y a las plantas. Todo es programado ya para cada criatura en su patrimonio. Podemos hoy por vez primera comprender a los que nos rodean, los animales y las plantas. Es un privilegio poder vivir con tal conciencia, el poder respirar y compartir con los que nos rodean.

 

Para mí, es asombroso constatar que la enfermedad es un programa especial cuyo sentido es biológico.

 

Esto replantea no sólo las terapias sintomáticas, sino que las vuelve absurdas. ¿Quién, después de este descubrimiento, quisiera intervenir en los maravillosos ciclos de la naturaleza, en este programa especial de la naturaleza con significado biológico?.

 

Las enfermedades no existen ni han existido nunca con el sentido que le dábamos. No son más que fases distintas del programa especial adecuado (SBS) concebido por la naturaleza.

 

Comprendemos ahora por que el 80 al 90% de los animales se curan espontáneamente por sí solos, aún tratándose de cánceres.

 

Los seres humanos también se curaban espontáneamente antaño, y en las mismas proporciones, antes de que existiese quimioterapia, radioterapia, morfina: esa medicina en la que reinan cinismo y cianuro de potasio, medicina que hunde el paciente en el pánico y lo pone enfermo.

 

¡Entendemos también ahora por que el 98% de aquellos pacientes enloquecidos se mueren, mientras el 95% de los pacientes tratados por la Nueva Medicina sobreviven!.

-

http://chemtrailsbaires.wordpress.com/2008/04/05/nueva-medicina-alemana/